Disnea: remedios caseros

Es importante determinar la causa de sufrir de falta de aliento. El asma es una de las razones principales y más comunes para la falta de aliento. Sin embargo, hay una serie de síntomas para confirmar que una persona está sufriendo de asma y, por tanto, es necesario que consulte con su médico para el mismo. Si sigue fumando, se aconseja que deje de hacerlo inmediatamente, ya que va a empeorar su condición. Si usted es alérgico a cualquier sustancia, es importante que se mantenga alejado de ellos para evitar más problemas.

Es esencial que aspire lentamente. Respirando profundamente, mantenga la respiración durante unos segundos y luego suelte el aire a medida que empuja todo el aire que hay en los pulmones.

Puede tomar una mezcla de partes iguales de jengibre, miel, ajo y jugo de limón, ya que esto ayudará a aliviar cualquier congestión bronquial. Usted puede incluso tener el jugo de las raíces de jengibre mezclado con miel y fenogreco, ya que es un excelente remedio para tratar la falta de aire. Tomar dos tazas de agua y agregar a ella tres bolsitas de té seguido por media cucharadita de pimienta y se deja hervir. Colar de manera que las hojas de té y la pimienta se puede quitar a un lado y luego beber el té. Se sugiere que usted tiene el helado de té, ya que sabe mejor entonces. Sin embargo, tenga cuidado de quemar la lengua debido a la pimienta, en caso de que no se ha agotado por completo. Este té es muy beneficioso como las hojas de té contienen teofilina que actúa como un broncodilatador natural y la adición de pimienta negro ayuda a hacer que este ingrediente fácilmente aceptable en el cuerpo.

Es esencial que usted se mantenga en forma, coma sano y haga ejercicio, ya que ayudará en el tratamiento de la falta de aire y caminar es la mejor forma de mejorar esta condición. La dieta juega un papel crucial en el tratamiento de esta enfermedad y por lo tanto, se recomienda que usted coma comida saludable que contenga frutas, verduras, proteínas magras, vitaminas, minerales, junto con los hidratos de carbono.