Síntomas del broncoespasmo

Cuando los bronquios se obstruyen, se requiere una mayor presión para empujar el aire a través de ellos con el fin de oxigenar el cuerpo. Esto requiere mucho mayor esfuerzo muscular. Respirar durante broncoespasmo requiere más esfuerzo que la respiración normal.

Además, las glándulas bronquiales producen cantidades excesivas de moco muy pegajoso que es difícil de toser y que puede formar tapones en los bronquios, obstruyendo aún más el flujo de aire. La excesiva de mucosidad pegajosa que se atasca en los bronquios es muy irritante, y a menudo provoca tos.

La tos es un síntoma muy importante, y puede ser un síntoma más importante que las sibilancias en algunos niños asmáticos, especialmente los bebés y niños pequeños. Las sibilancias y opresión en el pecho también son muy comunes.